El parque de Monte Claro

El parque de Monte Claro es una amplia y agradable área verde de la ciudad de Cagliari, ubicada en las vertientes del homónimo cerro. Representa un importante pulmón verde en un área muy poblada y traficada, que se extiende entre los barrios de Is Mirrionis y Fonsarda y la población de Pirri; representa también un agradable punto de quedada para los habitantes de Cagliari, en particular en las tardes de verano o en las mañanas festivas.

El área donde surge el parque de Monte Claro ha sido recuperada y recién devuelta a los ciudadanos, a continuación de largos y atormentados acontecimientos entre proyectos ambiciosos, prorrogas infinitas y polémicas: las obras para su rehabilitación empezaron en 1995 y en 1997 hubo el estreno de una primera zona verde con bancos y juegos para niños, aunque se tuvo que esperar hasta el noviembre 2001 para que el parque tuviera el ajuste actual.

El encanto del cerro de Monte Claro afonda sus raíces en tiempos bastantes remotos y este sitio aún lleva los testimonios de algunas importantes etapas de la historia de la ciudad de Cagliari

En la cima del cerro de Monte Claro, pues, está presente un antiguo hipogeo donde se han hallado unos grandes jarrones de cerámica decorados, que remontan a la Edad del Cobre, ahora guardados en el Museo Arqueológico (en el complejo de la Ciudadela de los Museos de Cagliari). La civilización que los produjo, se desarrolló con rasgos comunes en muchas zonas de Sardegna alrededor del siglo III a.C., se identifica como Cultura de Monte Claro. Más adelante, alrededor de la primera mitad del siglo XIII, hay testimonios de un monasterio cisterciense que fue edificado en el cerro, y nos han llegado algunas reliquias de una antiguo santuario medieval dedicado a Santa María Clara: se trata de los únicos restos de la desaparecida aldea de Villa Sancta María de Monte Claro, que surgía a los pies del cerro y puede considerarse un “antepasado” de la población de Pirri.

En tiempos más recientes, la historia del cerro de Monte Claro ha sido relacionada indisolublemente a los atormentados acontecimientos del Hospital Psiquiátrico de Cagliari. En la cima del cerro surgía el edificio señoril conocido como Villa Clara (termino que en la jerga de los habitantes de Cagliari se ha vuelto un sinónimo de manicomio). Este edificio, en su origen sede de las vacaciones de la familia del diputado y banquero Pietro Ghiani Mameli, hacia finales del siglo XIX empezó a hospedar un grupo de enfermos psiquiátricos; en 1890 el cerro de Monte Claro fue oficialmente elegido para la realización del nuevo Hospital Psiquiátrico de Cagliari y Villa Clara fue destinada a residencia para el director de la estructura sanitaria. Después del cierre del manicomio, a causa de la ley Basaglia, Villa Clara hospedó por un tiempo la sede de la Protección Civil hasta caer en el abandono, junto con el parque que la rodea.

Hoy Villa Clara está al centro de un proyecto de rehabilitación y restauro para que pueda ser destinada a nueva sede de la Biblioteca Provinciale di Cagliari, despalzando, de tal manera, en el amplio y silencioso espacio del parque uno de los centros de estudio y lectura más frecuentados por estudiantes y ávidos lectores.

El parque de Monte Claro, a pesar de esta futura realización, se ha vuelto un lugar agradable y muy cuidado. Las vertientes del cerro han sido repobladas con árboles y arbustos típicos de la maquia, alternados a soleados céspedes verdes.

Recorriendo los numerosos senderos apto para paseos o ligeras carreras, entre los perfumes de las flores y los aromas de las plantas, es fácil olvidarse de estar en el medio de las caóticas arterias de transito de la via Cadello y la calle Is Mirrionis, entre las más traficadas de Cagliari.

Subiendo hasta la cima del cerro de Monte Claro se alcanza un espectacular rosal y se disfruta un increíble panorama sobre el lado noroccidental de Cagliari: mas allá de los edificios de Is Mirrionis se erige el cerro de San Michele con su castillo y su parque.

Están presentes también unos pequeños lagos artificiales poblados por ánades, patos y tortugas: las áreas lúdicas cuentan con juegos para niños, diferentes puntos de restauración, una pista para jugar a las petancas y campos para el futbol cinco. En particular durante la primavera y el verano el parque de Monte Claro funciona como escenario para manifestaciones culturales y espectáculos como conciertos, representaciones teatrales, festivales de cine al aire libre y otros muchos eventos que animan la vida social de la ciudad.

El parque de Monte Claro está dotado de dos entradas, la principal se encuentra en la via Cadello y la otra, lateral, en la calle Liguria. La entrada es libre y gratuita en los horarios de abertura, de 6 a 24 de mayo hasta octubre y de 7 a 21 desde noviembre hasta abril.