El Castillo de San Michele

El castillo de San Michele en Cagliari

 

El castillo de San Michele en Cagliari - lado noroeste
El castillo de San Michele en Cagliari: torre oeste
El parque del castillo de San Michele en Cagliari
El castillo de San Michele en Cagliari: lado suroeste

El castillo de San Michele, por su historia y sus características representa sin duda uno de los más sugerentes monumentos de la ciudad de Cagliari; a enriquecer su belleza contribuye también el hermoso parque que lo circunda. 

El castillo surge encima de las blancas rocas de toba del cerro de San Michele, uno de los más elevados de la ciudad de Cagliari (120 metros s.n.m.), en una posición que, si ya en el pasado era estratégica para la defensa de la ciudad, ahora ofrece a sus visitantes una hermosa vista a 360 grados sobre la ciudad, su hinterland y más allá, desde el llano del Campidano hasta el litoral del Poetto, desde las montañas del Sulcis a las de los Sette Fratelli, desde los estanques de Molentargius hasta los de Santa Gilla, desde el Monte Urpinu hasta la Sella del Diavolo.

La historia del castillo de San Michele es, aún hoy en día, objeto de investigaciones, aunque se hace remontar su fundación a la época de los reinos judiciales (o sea en el siglo X) para la defensa de Santa Igia, capital en aquellos tiempos. Con la caída de los reinos judiciales y la dominación española el castillo perdió su función de defensa para ser utilizado como residencia de familias nobles: en particular para muchos siglos perteneció a la familia Carroz. Después la estructura vivió una época abandono y deterioro hasta ser utilizado como lazareto (en el seiscientos, durante la plaga que fue nombrada “peste de Sant’Efisio”), para ser después otra vez reconvertido a uso militar en los siglos XVIII y XIX. En 1867 se vendió a un particular, el Marques Roberti di San Tommaso, que dispuso su rehabilitación por el arquitecto Dionigi Scano y empezó la reforestación del cerro de San Michele con ejemplares de pino carrasco que aún hoy día enriquecen la flora del parque. A comienzos del siglo XX cerro y castillo de San Michele acabaron de nuevo bajo el control militar para ser luego devueltos a la ciudad a finales de años sesenta, cuando empezaron las excavaciones arqueológicas, seguidas, en los años noventa, de una compleja y controvertida obra de restauro.

Al día de hoy el castillo de San Michele se presenta con una planta caracterizada por tres torres a planta cuadrada, edificadas con bloques calcáreos escuadrados procedentes de las canteras de Bonaria y conectadas por murallas en parte desmoronadas; además se encuentran los restos de la capilla del castillo (oratorio de San Michele Arcángel). Las estructuras originales han sido integradas con modernos elementos arquitectónicos en acero, madera y policarbonato que han permitido su recuperación como sede de exposiciones, conferencias y otros eventos culturales; junto con el Lazzaretto y otros importantes Centros de Arte de Cagliari está gestionado por el consorcio Camù.

El Castillo de San Michele está abierto desde el martes hasta el sábado en invierno, mientras que en verano se pueden aprovechar también los domingos para realizar una visita; para tarifas y horarios se puede consultar la página web del ayuntamiento de Cagliari