Sant'Avendrace

Aunque formalmente no pueda incluirse en los barrio históricos de Cagliari, ya que hasta la primera guerra mundial era el primer pueblo que se encontraba saliendo de la ciudad, Sant'Avendrace desempeña un importante papel para la memoria histórica de la ciudad.

El barrio surge en un área poblada ya en época romana y se ha originado a partir de una aldea donde, en el siglo XIII, se asentaron los supérstites de la destrucción, por parte de los pisanos, de la antigua capital judicial llamada Santa Ígia.

En las orillas del estanque de Santa Gilla, en el barrio de Sant'Avendrace, han vivido, durante siglos, familias de los que habían hecho de la pesca su fuente de sustentamiento. La pesca de la lisa (capitón), de las tellinas y de otros moluscos bivalvos y crustáceos, que un tiempo abundaban en aquellas aguas, era la actividad que permitía el sustentamiento de la pobres familias autóctonas de Sant'Arènnera (nombre sardo de Sant'Avendrace).

Mientras la explotación de la pesca de presas más apreciadas se producía por los habitantes de la  Marina, los que poseían barcos o los que trabajaban embarcados, en Sant'Avendrace vivían los pescadores más pobres, los que utilizaban pequeños barcos para estero o los que se dedicaban a inmersiones en bajas profundidades para recoger a mano los moluscos.

El barrio de Sant'Avendrace debe su nombre a un santo vivido en el siglo I d.C., quinto obispo de Cagliari, cuyo martirio ocurrió justo donde se halla la iglesia que se le dedicó: esta iglesia ha sido edificada encima de un antiguo hipogeo aún visitable.

Hoy en día, sin embargo, queda poco del antiguo barrio: recién han sido derrumbadas las últimas viejas casitas de los pescadores, que surgieron adosadas al cerro de Tuvixeddu, bajo el cual se extiende Sant'Avendrace. Al día de hoy el barrio se caracteriza por una alta densidad de población, por edificios altos y modernos, por el tráfico intenso y por numerosas actividades comerciales. El sábado por la mañana, la plaza situada enfrente del edificio de la UIL (en la esquina entre la via Po y la avenida Elmas) hospeda el mercadillo  La terra e la piazza”  (la tierra y la plaza), con la venta directa de productos agrícolas (también biológicos) por parte de cultivadores procedentes del llano del Campidano.

Las calles halladas hacia el lado derecho, antes de llegar a la plaza Sant’Avendrace, se caracterizan por la presencia de muchas casitas con jardín que hacen olvidar el hecho de estar en una ciudad.

Entre los aspectos de interés histórico-arqueológicos del barrio de Sant'Avendrace recordamos la Grotta della Vipera: se trata de un sepulcro gentilicio edificado encima de una gruta preexistente, así nombrado por el friso que adorna el arquitrabe donde están esculpidas dos serpientes. El sepulcro fue comisionado por el romano Lucio Cassio Filippo, que lo dedicó a su mujer Atilia Pomptilla, fallecida entre finales del siglo I y II d.C.: es uno de los más importantes monumentos fúnebres situados al interior de la ciudad de Cagliari.

Por lo que concierne la gastronomía es aconsejable una visita a la mesón "Da Balena": para degustar una cocina sencilla y genuina  a base de pescado del día y para descubrir un oasis de autenticidad, quizá el última, del barrio de Sant'Avendrace.