Poetto

Cagliari: el barrio del Poetto

Cagliari: el barrio del Poetto
Cagliari: el barrio del Poetto
Cagliari: el barrio del Poetto
Cagliari: el barrio del Poetto

El barrio del Poetto al Sur-Este del centro de Cagliari, en el tramo occidental de la franja de arena que separa la homónima playa (playa del Poetto, que se divide en paradas) de las Salinas y del estanque de Molentargius.

En esta zona, un tiempo deshabitada y ocupada por las dunas del Poetto, surgió en la segunda posguerra un barrio residencial constituido en prevalencia por edificios poco elevados y chalés unifamiliares. La expansión del barrio fue impulsada por el "descubrimiento", por parte de los habitantes de Cagliari, de la playa del Poetto. Después de la realización de la línea de tranvía y de los primeros establecimientos balnearios, la zona situada detrás del litoral ya no parecía estar tan lejos y aislada del resto de la ciudad. En principio se construyeron unos pocos chalés ("villini") y algunas estructuras de publica utilidad; por ejemplo, en correspondencia de la primera parada, surgía la “Villa del Ragazzo”, una comunidad de acogida para menores de edad indigentes. Con el aumento de la población, estimada hoy en unas ochocientas personas, el barrio tuvo una de las primeras escuelas primarias (de la situadas en las afueras del centro ciudad, el instituto Ausonia, frecuentada por niños residentes en el barrio del Poetto y también por los habitantes de barrios contiguos (La Palmabarrio del SoleSan Bartolomeo).

Los chalés y otras construcciones privadas (a uso vivienda) que constituyen el barrio, habitado desde su origen (aunque no exclusivamente) por franjas sociales habientes, han sido realizadas con esmero y buen gusto. En particular, algunas arquitecturas de la calle dei Villini y algunas plantas ornamentales merecen una observación detenida; dignas de ser mencionadas también las villas a planta octagonal que surgían a la altura de la cuarta y quinta parada.

Una curiosidad: en el núcleo del relativamente contemporáneo barrio del Poetto podemos encontrar un "trozo" de autentica historia cagliaritana; en la plaza de la Iglesia de la Vergine della Salute se hallan pues algunas partes de las columnas del edificio soportalado del antiguo Mercado Cívico, que surgía en el barrio de la Marina y fue derrumbado en los años cincuenta para su traslado en la sede actual de San Benedetto.

Por lo que concierne el ocio, el barrio del Poetto ofrece lugares ideales para practicar deporte al aire libre: una isla peatonal empieza desde la primera parada hasta la cuarta y, juntando también el escenario encantador de Marina Piccola (un paseo al largo del puerto deportivo), el carril bici que empieza en las cercanías del Ospedale Marino, es posible dar un paseo a pié, en bicicleta, correr en el paséo marítimo, lejos del tráfico y del ruido de la ciudad. Lindando la zona habitada se halla el hipódromo de Cagliari, sede de carreras, paseos a caballo y cursos de equitación para niños, principiantes y novatos, adultos y profesionales de este deporte.

A pesar de ser uno de los lugares más apetecibles para transcurrir el día el barrio del Poetto está frecuentado también después de la puesta del sol. En la tarde se encienden las luces del reducido parque de atracciones del Cavalluccio Marino y de las numerosas estructuras creativas y de restauración presentes al largo de la playa del Poetto. Desde abril hasta octubre son los bares, restaurantes, pizzerías y discotecas a animar el barrio del Poetto volviéndolo el centro de una intensa movida que atrae jóvenes (y menos jóvenes) de la ciudad y de las afueras. Entre los mejores garitos de la playa del Poetto señalamos el Emerson, a la cuarta parada, y el Marlin, poco antes del restaurante La Bussola, cuya programación de verano cuenta con música en vivo (a menudo se toca jazz) de alto nivel todas las noches.